Síndrome “hiperinformacional”

“Infoxicación” y síndrome “hiperinformacional”

Cuando hablamos de nuevas tecnologías y desarrollo tecnológico es conveniente precisar que: El concepto genérico de nuevas tecnologías engloba a cinco grandes grupos de tecnologías (O.C.D.E., “Las nuevas tecnologías de la década de los noventa”, MTSS, 1990, Madrid):

  • tecnologías de la información y la comunicación,
  • la biotecnología,
  • las tecnologías de materiales,
  • la tecnología espacial y
  • la tecnología nuclear. (…)
  • Es más, la distinción también debe hacerse en el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación TIC, en las que a su vez pueden destacarse: 
    • Tecnologías básicas (microelectrónica y comunicaciones ópticas)
    • Informática (arquitectura de ordenadores, software, Inteligencia Artificial, e    Interfaces)

    • Telecomunicaciones ”  

Joaquín Juan Albalate “Las disfuncionalidades del tecnocentrismo en el diseño de las   tecnologías” congreso   nacional de Tecnología y Sociedad, Septiembre 1998

Estas tecnologías permiten, el procesamiento, almacenamiento, recuperación y transmisión de información. Además, con Internet, lo hacen instantáneamente y sin limitaciones espaciales, lo que extiende la aplicación de tecnologías de información a todos los ámbitos y funciones de la sociedad. Por su inmediatez, presencia y potencialidad, la interacción con estas tecnologías produce una sensación subjetiva de asfixia, en un mar de datos, que algunos han dado en llamar Síndrome Informacional. ¿Pero realmente nos encontramos ante un exceso de datos, información o conocimiento?.  Realmente ¿tenemos más información de la que podemos manejar?, ¿tenemos la necesaria y suficiente para nuestros objetivos estratégicos, siempre tan cambiantes?, ¿es la información igual a conocimiento?. Estas y otras cuestiones relacionadas, son las que ponen de manifiesto, que el valor crucial en la Sociedad del Conocimiento es el de “la información de la Información” .

Esta percepción de sobreabundancia de datos, se da en un contexto caracterizado por el incremento exponencial de la velocidad de la información,  que ahora se transmite instantáneamente, es decir, “en tiempo real”. Por otra parte, la información se ha convertido en una mercancía, materia prima y “modo de producción”, y por tanto sometida únicamente a las leyes del mercado fuera de consideraciones de equidad y éticas. Además un atributo destacable del conocimiento es que es el único recurso que se incrementa con su uso… el conocimiento proporciona rendimientos crecientes con su utilización. Cuanto más se usa,  tanto más valioso es y  más ventaja competitiva proporciona, sobre todo si te trata de conocimiento, con un valor añadido, y no sólo de datos. Así la actividad productiva central, de este contexto sociotécnico,  puede denominarse “digitofactura” ya que  está basada   en la transformación de materia prima (información) mediante tecnología digital, y que consiste en movilizar y modificar información existente, para generar información nueva con un significado para el cliente o usuario (dentro y fuera de la organización). De esta manera, el paso desde una sociedad agrícola a otra del conocimiento puede ilustrarse del siguiente modo, a partir del equilibrio entre sus factores productivos, los tres de la economía clásica: Tierra/Trabajo y Capital, añadiendo el Conocimiento:

eradelconocimiento

 Así, como se observa en el gráfico, en la Era del Conocimiento, la Tierra resulta el factor menos relevante con un valor próximo al origen de coordenadas, seguido del factor Trabajo, y del Capital, mientras que el Conocimiento, supone el factor con el peso productivo más alto.

En definitiva, todo ello supone el paso de un contexto a otro, del “Viejo” al “Nuevo Paradigma”

ViejoNuevoParadigma

ViejoNuevoParadigma9

 Si a ello añadimos que el TDTC (Tiempo de Duplicación del Conocimiento Total) es crecientemente menor y a la facilidad de acceso a la información por parte de la mayoría de los ciudadanos y el abaratamiento de las tecnologías de producción y reproducción de la misma, es fácil comprender esta sessación de desbordamiento e infoxiación. Mucho más, cuando la dilución de las dimensiones de espacio/tiempo y la instantaneidad de son el contexto en el que se desarrollan los procesos anteriores.

Si además, tenemos en cuenta la gran cantidad de información presente en Internet, a la que no es posible acceder a partir del modo habitual y de forma sencilla y rápida, se hacen necesarios mecanismos, tecnologías y métodos que permitan gestionar esta información de otro modo estéril. Hablamos en definitiva de GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO.

Esta parte oculta de Internet, contiene según los expertos hasta 500 veces más información que la disponible a través de los buscadores. Esa zona menos accesible de Internet está formada básicamente por:  

Internet invisible, profundo o infranet: Responde a todos aquellos contenidos de información que están disponibles en Internet pero que únicamente son accesibles a través de páginas generadas dinámicamente tras realizar una consulta en una base de datos. Esta particular naturaleza les hace inaccesibles a los procesos habituales de recuperación de la información que realizan buscadores, directorios y agentes de búsqueda. No podemos acudir a cada registro de manera individual desde un enlace en otra página o un buscador al uso, pero podemos acceder a las mismas mediante nuestras habituales herramientas de navegación, correo, etcétera. La única condición es saber exactamente la dirección de acceso (URL o FTP)

  • Catálogos de bibliotecas y bases de datos bibliográficas
  • Bases de datos no bibliográficas
  • Revistas electrónicas, en las que es necesario un registro previo y las que solo se puede recuperar la información mediante búsquedas en su base de datos
  • Documentos en formatos no indizables, como documentos en pdf, word…(actualmente si)
  • Obras de referencia: enciclopedias, diccionarios… en las que es necesario interrogar a la base de datos para acceder al contenido.  

Internet oscuro: Se define como los servidores o host que son totalmente inaccesibles desde nuestro ordenador. Según un estudio de la compañía Arbors Networks esta situación sucede en el 5% de los contenidos globales de la Red. La causa principal (78 % de los casos) se debe a zonas restringidas con fines de seguridad nacional y militar. No olvidemos que Internet es un invento militar. El porcentaje restante, (22%) obedece a otros motivos: configuración incorrecta de routers, servicios de cortafuegos y protección, servidores inactivos y finalmente “secuestro” de servidores para utilización ilegal.

internetinvisible

Fuente: Elaboración propia

internet invisible b

Fuente: Elaboración propia

Artículos

Alfons Cornella “Cómo sobrevivir a la infoxicación” 

Textos recomendados

 

Canals, Agustí Gestión del Conocimiento Gestión 2000.com Barcelona 2003
Cornellá, Alfons Infonomia.com: la gestión de la información en las organizaciones Ediciones Deusto http://www.e-deusto.com/frontal/deusto/libro.asp?cod=4482 2000
Leif Edvinsson ; Michael S. Malone El Capital Intelectual Gestión 2000 Barcelona 1999
Davenport, T,; Prusak, L. Working Knowledge: How Organizations Manage What They Know Harvard Business School Press Harvard 1998
Davenport, T.H.; Delong, D.W.; Brees, M.C.  “Successful knowledge management projects”. Sloan Management Review. Vol. 39, núm. 2, pág. 43-57.   1998

Enlaces de interés

 
  Gestión del conocimiento
  http://www.gestiondelconocimiento.com
   
  Infonomia
  http://www.infonomia.com
   
  Brint
  http://www.brint.com
   
  The Knowledge Management Resource Center
  http://www.kmresource.com
   
  KMworld
  http://www.kmworld.com
   
  Homo Faber, Homo Sapiens (Infonomia.com)
  http://www.infonomia.com/tematiques/archivo.asp?idm=1&idrev=4&numMax=0
  Revista electrónica. Gestión del Capital Intelectual Corporativo.
  Know-Org (Infonomia.com)
  http://www.infonomia.com/tematiques/archivo.asp?idm=1&idrev=2&numMax=0
  Revista electrónica. Gestión del Conocimiento en las organizaciones